Misión

La misión de Fundación Promete es promover un mayor y mejor desarrollo del talento de todas las personas, mediante el diseño y realización de proyectos de innovación educativa y social, en cooperación con el resto de agentes sociales, como aportación a un nuevo paradigma de educación vocacional, personalizada e incluyente: La Educación del Ser.

La Educación del Ser pone a la persona en el centro e identifica una lógica común entre el desarrollo personal y el proceso educativo, aplicando unos mismos principios estructurales a cuatro niveles: antropológico, relacional, didáctico y organizacional. De esta armonía estructural emana una nueva eficacia educativa.

La Educación del Ser sintetiza y compatibiliza de manera operativa las principales teorías psicológicas, pedagógicas y sociológicas de las últimas tres décadas. Vincula la naturaleza humana, el desarrollo del talento y el desarrollo personal, partiendo de un concepto de inteligencia renovado: holística, múltiple, interconectada, cambiante y desarrollable.

Esquema explicación de la Educación del Ser

Desarrollo del talento mediante la pintura

Desarrollo del talento mediante música

Desarrollo del talento mediante audiovisual

Desde estos principios diseñamos entornos innovadores y optimizados para el desarrollo del talento y de las personas, más eficaces, sostenibles y escalables, demostrando  en la práctica el profundo poder transformador de este paradigma en las personas:

  • CAMPUS PROMETE: una experiencia transformadora, un campus de verano para el encuentro vocacional y el desarrollo personal para jóvenes entre 8 y 18 años.
  • MI COLEGIO PROMETE: un entorno extraescolar para centros educativos.
  • CLUB DEPORTIVO PROMETE: un club participativo, vocacional e incluyente para el desarrollo del talento deportivo, profesional y personal, desde la práctica y la cultura del deporte.

Participante de Campus Promete

Modelo educativo

Nuestros proyectos tratan de promover un cambio necesario en el modelo de aprendizaje y de relación profesor alumno, proponiendo pasar del modelo actual, un modelo industrial tradicional, al modelo vocacional alumno-céntrico.

En la actualidad hay un sentimiento social generalizado de insatisfacción con el funcionamiento del sistema educativo actual, y las cifras lo avalan, como el conocido dato de fracaso escolar, que ronda el 30%.

Otra cifra que viene del ámbito empresarial es este dato: Cada persona, en la actualidad, tiene 3,5 empleos de media a lo largo de su vida profesional.

Este dato refleja una realidad conocida, la competitividad existente en el mundo empresarial, con una renovación permanente y acelerada del conocimiento de las personas para desempeñar nuevos perfiles y competencias.

Sin embargo, el sistema educativo tradicional no está pensado para un entorno de conocimiento cambiante, sino que se basa en una concepción del conocimiento estable y un proceso de formación válido para toda la vida.

Desarrollo de la creatividad mediante el arte

Modelo educativo Industrial

Modelo educativo industrial

Lo expuesto hasta el momento se traduce en la insatisfacción general existente. El sistema educativo no satisface las necesidades y expectativas de las personas de hoy.

Las personas ya no están interesadas en ir a un sitio a que le comuniquen cierta información que supuestamente le será útil el día de mañana. En el mejor de los casos, quieren que les ayuden a desarrollar una identidad y un talento que les sirva para ser reconocidos por la comunidad de hoy.

Todo esto se debe a que sistema educativo está basado en un modelo industrial en el que el alumno es un producto estándar, sin participación creativa en el diseño del proceso. Para solucionarlo, hay que poner al individuo, con sus capacidades y su voluntad, en el centro del proceso, en un entorno óptimo para su desarrollo.

Y para ello, la nueva misión del sistema educativo debe ser ayudar a cada individuo a descubrir su vocación, a través del ofrecimiento permanente de modelos, estímulos, oportunidades, y de una ayuda permanente a la toma de decisiones.

El objetivo debe ser que el hecho, ahora casi aleatorio y fortuito, de descubrir la vocación, eso que cada uno de nosotros tan bien hacemos y tanto nos gusta, sea el fundamento de la enseñanza, y que se descubra gracias a la escuela, gracias a procesos de enseñanza que lo promuevan de la forma más sistemática y eficaz posible.

Por ello, es necesario que renovemos la misión de la educación (no sólo de la escuela), porque la educación es tarea de todos. Una nueva misión que contemple el desarrollo del talento y la vocación personales. Una educación adaptativa a las capacidades y la voluntad del individuo.

Modelo educativo Vocacional

Modelo educativo vocacional